Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de religionenlibertad.com
Blog

Centenario de Fátima (9)



    

           TRECE DE AGOSTO
Lucía recuperó la paz después de la aparición de julio. Al descubrir los pastorcitos que habría una señal que manifestaría la verdad de las apariciones, había multiplicado el número de creyentes en Portugal.
   La madre de Lucía se rendía a la evidencia: Fingía exteriormente incredulidad; más y más gente acudía ante la encina para orar. La despojaron de sus hojas como reliquias. Los campos de Cova de Iría eran pisoteados y los propietarios protestaban, y las protestas venían sobre la madre de Lucía. El señor Cura y la prensa católica mantenían sus reservas.
   En el municipio de Vila Nova de Ourem regía un hombre sectario que era el terror de toda la comarca: Antonio Oliveira Santos, el Hojalatero. Tenía 30 años. Estaba inscrito en la Logia Gomes Freire de Leiría; fundó otra en Vila Nova de la que fue Presidente. Su mujer bautizó secretamente a sus hijos, a quienes él había puesto los nombres de: Democracia, República… Se enteró d elos acontecimientos e intentó acabar con ellos con hipocresía. Desde el primer momento se mantuvo  alerta con tanto celo como astucia. La prensa masónica logró, indirectamente, una gran propaganda.
 El 13 de agosto había en Fátima una inmensa multitud. Los periódicos hablan de 20.000 personas. Llegó mediodía; los niños no se presentan. Se corre la voz de que los pastorcitos han sido llevados a Vila Nova de Ourem. Se percibe el relámpago previo a la aparición y una nubecilla se posa en la encina.
   ¿Qué había sucedido? Unos días antes del 13 de agosto, los padres de los pastorcitos fueron citados por la autoridad. Lucía fue con su padre. Manuel no llevó a los pequeños. Al despedirse Lucía, le dio Jacinta: <Nosotros iremos detrás del pozo y rezaremos mucho por ti, Cuando vuelvas, ven avernos.
 
  • ¿Y si me matan?
  • Si te matan, les dirás que yo y Francisco, somos igual que tú, y que también queremos morir>.
   El padre de Lucía dijo que no daba mucha importancia a estas historias de mujeres. Ti Manuel, por el contrario, defendió a los pequeños y Lucía se mantuvo firme. Encontró a sus primos junto al pozo llorando y orando. Les habían dicho que la habían matado.
   El señor Oliveira se presentó en Ajustrel el  13 por la mañana, acompañado  del Deán de Porto Moros. Después de un diálogo en casa del Párroco, hace subir a su carruaje a los niños para llegar a tiempo a las apariciones. Al poco tiempo el vehículo toma la dirección de Vila Nova. Su mjer da de comer a los pequeños. El <Hojalatero> intenta, por todos los medios que descubran el secreto que la Virgen les había comunicado. Ante la negativa los encierra en una habitación. Su esposa, la señora Santos, los atiende maternalmente. Pasan unas horas en el calabozo; allí, rezan el Rosario con los presos. Conducidos a las oficinas del Concejo; fueron examinados por el  médico Antonio Rodrigues. El señor Oliveira quería declararlos enfermos mentales. Nunca se conoció ni una palabra de seste informe.
   Airado, da orden, en presencia de los niños, de que pusiesen fuego a una caldera de aceite. Jacinta es la primera que sale para el suplicio, según dice uno d elos guardianes a los otros dos. A continuación va Francisco. Lucía llega a la habitación con la convicción de que sus primos habían muerto. Pasaron la noche en la casa del Subprefecto bajo la tutela de su mujer. Nuevo interrogatorio; nada consiguió. El Administrador decidió llevar los niños a la casa Rectoral de Fátima. No había nadie; estaban en la Misa Mayor. A la salida hubo un pequeño motín contra el Señor Cura. Pensaban que  había entregado a los niños. Con una carta abierta salvó su responsabilidad.
 
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
ReL te recomienda
8 mentiras sobre Dios para minar la fe del católico en el momento actual: aquí tienes la respuesta
7 consejos para parejas en situación irregular que desean vivir en gracia y recibir los sacramentos
Los musulmanes son mayoría entre quienes peregrinan a Éfeso: acuden a ver a la «madre María»
Entre 200.000 y 400.000 cristianos clandestinos sufren persecución: el gobierno norcoreano los teme
Desde ahora, los directores de las escuelas católicas en USA deberán ser coherentes con la fe
Estados Unidos otorga la ciudadanía a Charlie Gard para seguir el tratamiento médico en el país
Comentarios
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
© 2017  |  www.religionenlibertad.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad