Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de religionenlibertad.com
Noticias

Llegan al convento jóvenes con más experiencia vital, pero les cuesta más adaptarse a la comunidad



    


Fernando Millán Romeral es desde 2007 el Prior General de la Orden del Carmen (ocarm.org/es/), que cuenta con unos 2.000 frailes carmelitas repartidos por todo el mundo. Es un madrileño que ha estudiado teología en Sevilla, Dublín y la Universidad de Comillas (Madrid) y ha sido profesor en la Pontificia Università Gregoriana de Roma. 

Explica, de visita por Jerez, que "está cambiando el perfil de la vocación a la vida religiosa. Ahora entra en los conventos un tipo de joven con un nivel de fe importante, que ha tenido una experiencia laboral o familiar anteriormente. Es positivo por el grado de experiencia en la vida pero tiene como contrapeso que existen más problemas para adaptarse a la vida dentro de una comunidad".

Cuenta más detalles del mundo de los carmelitas hoy en esta entrevista con Manuel Sotelino para el Diario de Jerez, a su paso por la ciudad andaluza. 

"La vida del Monte Carmelo se cimenta en la autenticidad"
-¿Qué significación tiene para la vida de la Iglesia en la actualidad la observancia del Monte Carmelo?
-Somos dos mil frailes repartidos en los cinco continentes. Aunque hasta ahora nuestra presencia ha estado en Europa, desde hace unos años Asia es muy importante. Hay realidades nuevas como Vietnam, Filipinas o la India que son algunos de los lugares con más presencia carmelita. Hay presencia muy prometedora en África y en América Latina, en la que nuestra provincia Bética tiene misiones en Venezuela y en Burkina Faso. 

»Además de los frailes tenemos unas mil monjas de clausura distribuidos en ochenta monasterios por todo el mundo. La parte más grande está en España con veintrés monasterios. Hay que mentar también hasta catorce ordenes de vida activa que, aunque canónicamente son independientes, formamos una misma familia. Además de un laicado muy importante con las órdenes terceras o los mismos cofrades. En Andalucía hay un laicado muy vivo. Aquí mismo en Jerez es patente.



-Sabemos de su estrecha relación con el Papa Francisco ¿Cómo se gestó?
-Bueno yo he estado con el Santo Padre en cuatro ocasiones, dos de ellas muy breves. Pero he tenido dos mañanas de trabajo con él junto con todos los generales de las órdenes masculinas. Le pedimos una audiencia y el Papa nos puso dos condiciones. Que se hablara en español y que no hubiera discursos. Nos pidió que le preguntáramos cosas. Fue una experiencia muy positiva. Allí anunció el año de la vida consagrada y habló con una libertad asombrosa. La vida consagrada está vigente, nos dijo, y aunque estamos en un momento complicado por la falta de vocaciones nos hizo una llamada fuerte a la autenticidad, al compromiso y a la austeridad.

-¿Es la línea por la que el Padre General trabaja para la vida carmelitana.?
-No hay más remedio. Pero no soy pesimista. Es cierto que vivimos una etapa complicada para la vida religiosa pero también hay que decir que cumplimos una función importante. Y lo veo en los continuos viajes que hago a todas las casas del mundo. Seguimos viviendo con sencillez y la entrega de nuestras vidas de forma muy generosa. Esto nos edifica como responsables de la orden. Es un tiempo complicado para espíritus grandes.

-¿Cómo vive la orden del Monte Carmelo la falta de vocaciones?
-En Europa mal y en España también. Estamos viviendo una crisis vocacional muy profunda. El Señor también nos sorprende y hay momentos en los que surgen estas vocaciones donde menos te lo esperas. Sí está cambiando el perfil de la vocación a la vida religiosa. Ahora entran en los conventos un tipo de joven con un nivel de fe importante, que ha tenido una experiencia laboral o familiar anteriormente. Es positivo por el grado de experiencia en la vida pero tiene como contrapeso que existen más problemas para adaptarse a la vida dentro de una comunidad. El perfil de la vocación también ha cambiado. Lo importante es no cesar en la llamada a la vida consagrada.

-Y como fondo de esta observancia, la Virgen del Carmen.
-Sin duda. Sin María no seríamos nada. Es fundamental desde los orígenes del Carmelo. Y el símbolo del escapulario que para nosotros es entrañable. Existe y está vigente. 

»Pongo como ejemplos a San Juan Pablo II que tras el atentado que sufrió, en la ambulancia, le dijo a los médicos que podían hacer lo que quisieran menos quitarle el escapulario de la Virgen del Carmen que llevaba desde niño. Y por otro lado Monseñor Romero, un hombre comprometido con los pobres y la justicia. Cuando le dispararon mientras celebraba la Eucaristía fue a morir a los pies de la Virgen del Carmen. El pueblo capta el sentido del escapulario. Es toda una riqueza. Esta fiesta la celebramos con gozo para toda la familia del Carmelo.

-¿Una llamada final?
-En principio comentar la importancia de Jerez para nosotros. Fue la primera casa reabierta tras la desamortización y es un lugar con mucha solera. El llamamiento es que miremos al futuro con ánimo para seguir sembrando. Hay que seguir construyendo la vida carmelitana con autenticidad. No somos sólo los frailes y las monjas. Los laicos son importantísimos en la actualidad. Hay que vivirlo con fidelidad, creatividad, generosidad y con mucho gozo.
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
ReL te recomienda
Las carmelitas de La Granja-Segovia piden colaboración y proponen conocer «in situ» su modo de vida
Los militares españoles destinados en Líbano portan los «detente bala» de las carmelitas de Toledo
Trabajaba en el Facebook de ReL e ingresa de monja de clausura en las Carmelitas Descalzas de Ávila
La hija carmelita del psiquiatra Enrique Rojas y de Isabel Estapé explica cómo nació su vocación
1 Comentario
José | 17/07/2017
El futuro de la vida religiosa.
¡Bién lo que se fue que no vuelva el gran superego de vivir en falso!No es lo mismo domar unos potrillos para el mismo tronco que ayuntar dos mulas romas cuarteleras.En padres maestros y demás formadores faltó destreza o fué muy rala.Jamás debió ocurrir ordenar por obediencia barrer escaleras´´p_arriba´´.Entran mayores,a veces con estudios muy superiores a los de los formadores y estos no se avienen a abajarse sin humillarlos inútilmente¡¡¡GRAN CATARSIS LE QUEDA A LA VIDA RELIGIOSA Y NO LO SIENT
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
© 2017  |  www.religionenlibertad.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad